Aprende a preparar pan de muerto

Aprende a preparar pan de muerto
noviembre 6, 2018

Durante el Día de Muertos, en el corazón de los altares, no puede faltar. La mezcla perfecta entre delicia y tradición, el pan de muerto es emblemático de México, pero… ¿De dónde salió?

Historia y receta del pan de muerto

El origen del pan de muerto es cuestión de muchas leyendas, pero todas tienen algo en común; en tiempos prehispánicos, el pan representaba el corazón que se ofrecía como sacrificio a los dioses.

Poco a poco, tras la llegada de los españoles, el significado de este pan cambió; se le puso azúcar encima, y los adornos ahora representan los huesos y el cráneo de un muerto, popularizándose en las ofrendas que se hacían en el día de los “Fieles Difuntos”, o que ahora conocemos como el Día de Muertos.

En cada región de México se prepara de manera distinta, y cada año vemos más y más variantes de este delicioso pan (con Nutella, crema pastelera y hasta en mantecada). Pero sin importar cuál sea tu favorito, siempre puedes contar con él para recordar a los que ya se fueron. ¿Quieres aprender a prepararlo?

 

Receta del Pan de Muerto (Para un pan de 1 kilo):

Lo que necesitarás es:

  • · 3 y 1/2 tazas de harina de trigo
  • · 1/2 taza de margarina
  • · 3 huevos
  • · 1 y 1/4 tazas de azúcar
  • · 2 cucharadas de ralladura de cáscara de naranja
  • · 2 sobrecitos de levadura
  • · 7 yemas de huevo
  • · 100 gramos de manteca vegetal
  • · 1/4 de cucharadita de sal
  • · 2 cucharadas de té de anís (preparado)
  • · 3 cucharadas de té de azahar (preparado)
  • · 1/2 taza de agua

 

Procedimiento:

Pon a calentar el agua, y aparte mezcla dos cucharadas de harina, 1/2 de azúcar y la levadura. Agrega el agua y agítalo con una cuchara. Sobre una mesa limpia forma una fuente con el resto de la harina cernida (pero guarda dos cucharadas). En medio echa 1/4 de taza de azúcar, la ralladura de naranja, la sal, la manteca y la margarina. Mézclalo con las manos y agrega poco a poco los ingredientes, el té de anís y de azahar, los huevos y las yemas. Amásalo durante 10 minutos y agrega la mezcla de levadura. Continúa amasando hasta que la masa se despegue sola, después ponla en un tazón de vidrio y cúbrela con plástico para alimentos para dejarla reposar hasta que esté el doble de tamaño.

Vuelve a amasarla ligeramente y aparta un poco para decorar el pan. Forma una bola grande con el resto y ponla en una charola engrasada con manteca. A la masa que apartaste agrégale una cucharada de harina y amásala un poco. Forma los huesitos y la bola que va encima, y pégalos usando el huevo batido restante. Deja reposar el pan unos 45 minutos hasta que duplique su volumen y hornéalo durante 15 minutos a 200° C. Después, baja la temperatura a 170º C por otros 20 minutos más o hasta que el pan se dore.

 

 

Al final, deja enfriar el pan, y espolvoréalo con el azúcar que quieras.

¡Disfruta de esta deliciosa tradición!